El entorno natural de la Comarca de Tentudía se encuentra dentro del clima mediterráneo con alguna influencia oceánica proveniente del Atlántico. Además, posee una biodiversidad vegetal elevada y magnífica, esto se debe a que podemos encontrarnos con una amplia variedad de ecosistemas y nichos ecológicos en nuestro territorio.

Sombra proyecta sobre tronco de encina (Quercus ilex)

La vegetación que podemos descubrir, tanto silvestre como cultivada, ha sido, es y será uno de los motores socio-económicos y culturales de nuestra Comarca. Por ello, creemos que es importante hablar sobre ella en nuestra página web.

Nuestra vegetación se divide en 3 estratos: arbóreo, arbustivo y herbáceo, los cuales vamos a desarrollar y veremos sus principales características y componentes.

 

ESTRATO ARBÓREO

Dicho estrato está formado por los árboles, especies muy importantes en nuestra Comarca de Tentudía. Ellos han sido y son los pilares del mundo rural y agrícola, sentando las bases de la ganadería y el arraigo a nuestra tierra embelleciéndola con sus aromas y sus engalanadas flores y frutos.

Los bosques y los cultivos arbóreos que podemos descubrir en nuestro entorno natural, van de la mano de los habitantes de estas tierras desde tiempos inmemoriales. Los aprovechamientos forestales van a ser diferentes dependiendo del tipo de especímenes que los compongan.

A continuación, vamos a desglosar los diferentes bosques y cultivos arbóreos que podemos disfrutar en nuestra comarca.

OLIVAR: 

Olivar en primavera en la comarca de Tentudía

Los olivares, compuestos por el magnífico Olivo (Olea europea subsp. europaea), son principalmente olivares de almazara, aunque también de verdeo para el consumo local. Como podemos leer en el apartado DEGUSTA, existen varias maneras de prepararlas para su consumo, siendo este hecho muy utilizado en todas las localidades, donde cada una de ellas le da su toque especial.

En nuestra comarca, los olivares son cultivados por la acción del ser humano, el cual injerta diferentes variedades de aceitunas, con formas, tamaños y usos diferentes.

En todas las localidades de la Mancomunidad, podemos descubrir estos cultivos olivareros, en los límites de los cascos urbanos, e incluso, en ocasiones penetrando en éste.

Olivar en primavera en la Comarca de Tentudía.

Los olivares en nuestra comarca han sido fieles escuderos de nuestros pueblos en su andadura histórica a través de los siglos, deleitándonos con su bien más preciado año tras año, el ACEITE, considerado el oro líquido. Además, todavía existen algunos molinos de aceite en nuestros municipios, vestigios de esta cultura olivarera arraigada a nuestra historia.

Pero como dice el refrán, “no solo de pan vive el hombre”, en este caso sería “no solo de aceite vive el hombre”, los olivares también han surtido a nuestros paisanos de su madera, sus hojas, muy apreciadas en infusiones contra los problemas respiratorios, y de alimento para el ganado.

Olivar en primavera en la Comarca de Tentudía

En muchas ocasiones, estos cultivos olivareros han convivido con otros cultivos, aprovechándose de esta manera el terreno disponible de una forma eficaz y sostenible. Los cultivos que han acompañado a nuestros olivares han sido higueras, vides, cultivos forrajeros y en menor medida, otros árboles frutales.

 

 

HIGUERAL:

Higuera (Ficus carica)

Los higuerales de nuestra comarca de Tentudía son frutales de secano, dedicados sobre todo a la alimentación del ganado (cerdo ibérico en mayor medida), pero también para el consumo humano. Formados por las higueras (Ficus carica), las cuales nos deleitan el paladar con su dulce manjar, los higos.

Monesterio es la localidad más representativa, en cuanto a la presencia de higuerales se refiere. Al igual que ocurría con los olivares, estos cultivos se encuentran cercanos al casco urbano, e incluso, en algunos corrales o patios podemos paladear sus sabrosos y exquisitos frutos.

Higuera (Ficus carica)

 

Los romanos nos dejaron un legado muy extenso y que perdura hasta nuestros días, y entre todo este amplio legado, encontramos las higueras, las cuales fueron introducidas en la Península Ibérica por los romanos.

 

 

Higo a punto de madurar

¿Quién no ha probado un higo o una breva en un paseo por el campo? Estos 2 manjares en la antigüedad estaban disponibles exclusivamente para las altas esferas de la sociedad. En pinturas egipcias del 4000 a.C. se observan ya cultivos de higueras y el tratamiento de sus frutos en la cocina de entonces.

La higuera siempre ha estado unida al ser humano, aparece en numerosos escritos, dichos, refranes (“de higos a brevas”), además, podemos encontrar referencias sobre ella en cientos de historias y fábulas de tiempos inmemoriales.

Por lo tanto, tratamos con una especie emblemática en la historia de la humanidad, y que año tras año nos encandila con sus sabrosos higos y brevas.

Si quieres conocer más de los higuerales, acércate a nuestra Comarca y déjate envolver por el velo de historia de estos magníficos “bastones” de la historia del ser humano.