Salimos desde el bar “El Tropezon” hasta el Cristo de la reja, seguimos por el camino de Río hasta la cañada, continuamos por la cañada hasta la entrada de la finca de Valera por la cuál entraremos hasta el cortijo y de allí cogeremos un camino hasta las ruinas.