El verde que se le quita a las acelgas, sale la penca blanca, y el verde que queda se suele freír también. Porque en las acelgas sabes que tienen dos parte, las pencas y la parte más verde. Esta parte más verde es la que se suele freír. Una vez frito, coges un ajo y lo machacas, y un poquito de pan lo echas también en el majo, para que lo puedas machacar bien. Echas en el mortero un poquito de ajo, y machacas ajo y un poquito de pan en remojo. Y los machacas y le pone un poquito de pimiento rojo. Y luego eso se lo echas al verde, al verde que ha largado la acelga. Y guisas la acelga esa y también está muy buena. Se le llama “guisada”.

(Pallarés, 24. 3. 98)