Distribución histórica (verde claro) y actual (verde oscuro) del ciervo común en Eurasia.

El ciervo común (Cervus elaphus), también llamado ciervo europeo, ciervo rojo, ciervo colorado o venado, es una especie de cérvido ampliamente distribuida por el hemisferio norte. Se han documentado unas veintisiete subespecies distintas con un área de distribución que se extiende desde el Magreb, la Península Ibérica y Gran Bretaña​ hasta gran parte de América del Norte, que se diferencian entre sí por el tamaño, longitud, color del pelo y forma de las cuernas.

CARACTERÍSTICAS

Macho de Ciervo común (Cervus elaphus) bebiendo. FOTO CEDIDA POR: Santiago Jaramillo

El ciervo o venado es un animal esbelto, robusto, bien conformado y de porte majestuoso y altivo. Su corpulencia puede variar de modo considerable, siendo la hembra bastante más pequeña que el macho, del que difiere también por el color del pelaje. Es un animal muy tímido y miedoso, y no muy astuto ni inteligente. Es el mayor de los herbívoros silvestres de la Península Ibérica, con un peso que puede llegar a los 200 kilos, una longitud de hasta dos metros y una altura a la cruz de entre uno y un metro y medio.

Macho y hembra de Ciervo común (Cervus elaphus)

Los machos son más voluminosos y presentan cuernas la mayor parte del año, las cuales pierden entre Marzo y Abril, para luego crecerles unas nuevas en verano, las puntas de los cuernos no tienen nada que ver con los años del ciervo, tienen la virtud de tener una cuerna diferente cada año. Las hembras por su parte son más esbeltas y carecen de cuernas en cualquier fase de su vida. Un lugar privilegiado para contemplar la berrea de los ciervos es el parque Nacional y Reserva de la Biosfera de Monfragüe y la Comarca de Tentudía. Esta berrea es el mecanismo que usa la naturaleza para que se produzca el apareamiento entre machos y hembras, sucediendo a mediados de Septiembre y principios de Octubre.

El ciervo es más activo durante el amanecer y atardecer, siendo su periodo de menos actividad el centro del día. Es una especie marcadamente errática, de forma que raramente pasa más de un día en un mismo lugar, sin molestarse nunca en preparar un encame. El macho  suele vivir en solitario, mientras que las hembras, junto con los ejemplares más jóvenes, se organizan en rebaños que pueden ir desde 3 o 4 ejemplares a más de 20, normalmente dirigidos por una hembra experimentada, que coordina el rebaño manteniendo una rígida jerarquía en la que participan tan solo las hembras más adultas. Este rebaño matriarcal posee un territorio de verano y otro de invierno y ambos son defendidos de la intrusión de otros grupos.

Machos de Ciervo común (Cervus elaphus) combatiendo. FOTO CEDIDA POR: Santiago Jaramillo

En su desplazamiento, los rebaños (Castells y Mayo, 1993) adoptan una ordenación lineal que en los grupos de hembras está encabezado por la hembra adulta dominante, seguida del resto, que se sitúan en función de la edad; mientras que en el período de celo el grupo está cerrado por el macho dominante, posiblemente con la función de mantener reunido el grupo.

 

HÁBITAT

No hay texto alternativo automático disponible.
Macho de Ciervo común (Cervus elaphus) pastando en un dehesa. FOTO CEDIDA POR: Santiago Jaramillo

Puede encontrarse al ciervo en gran variedad de hábitats que dispongan de encinas, abetos o alcornoques y con vegetación mediterránea de toda la Península, desde los sistemas montañosos, a los bosques densos o las dehesas. En nuestra comarca de Tentudía aprovecha las sierras y las dehesas para pastar, siendo la Sierra de Tentudía y la Buitrera las que más ejemplares aguarda.

 

ALIMENTACIÓN

La imagen puede contener: exterior y naturaleza
Macho de Ciervo común (Cervus elaphus) alimentándose. FOTO CEDIDA POR: Santiago Jaramillo

En cuanto a su alimentación, el ciervo común es herbívoro y se nutre de hojas, ramas, cortezas, tubérculos y raíces; en ocasiones pueden añadir las frutas y las semillas a su dieta.

También han sido divisados alimentándose junto con el ganado doméstico (cerdos, vacas, ovejas, cabras, etc…) aprovechando los piensos y pastos con los que los ganaderos alimentan a sus animales.

ESTADO DE CONSERVACIÓN

El ciervo común es una especie cinegética en España, por ello no se encuentra en peligro. Su estatus es de preocupación menor. Pero la caza ilegal o indiscriminada y la destrucción de sus hábitats pueden llegar a poner a esta especie en peligro.

Varios machos de Ciervo común (Cervus elaphus) FOTO CEDIDA POR: Santiago Jaramillo

En nuestra comarca no tienen depredadores naturales (ya que éstos han sido eliminados o desplazados a otros lugares por acción humana), por ello las poblaciones de ciervos solamente se controlan mediante la caza deportiva legal. Sin depredadores naturales, las poblaciones de ciervos aumentan rápidamente, provocando varios problemas ambientales:

 

  • Consanguineidad en los rebaños de ciervos, ocasionando un aumento de las enfermedades, las cuales transmiten tanto al ganado doméstico como al silvestre.
  • El aumento de sus poblaciones ocasiona una mayor presión al hábitat, el cual no puede generar tanto alimento y agua para un número tan elevado de individuos, provocando esto la desecación de charcas, e incluso, algunos arroyos y la escasez de alimento para otras especies.

Debido a su valor como especies de caza, el ciervo se ha introducido en varios países como Argentina, Chile, Australia y Nueva Zelanda. En América de Sur se considera que el ciervo tiene un efecto negativo en la ecología local, compitiendo con especies nativas de los herbívoros y los cambios en la flora.

REPRODUCCIÓN

Ciervos comunes (Cervus elaphus) copulando

El periodo de celo es en septiembre y primeros de octubre. Los ciervos machos se aparean con varias hembras para lo que deben antes competir con otros machos adultos. Durante este periodo de celo la cuerna alcanza su mayor desarrollo, los machos pelean entrechocando sus cuernas y emiten grandes berridos en lo que se llama la berrea, que es fácil de observar puesto que sus hábitos se vuelven diurnos y se hacen menos asustadizos. El periodo de gestación dura ocho meses y dan a luz 1 sola cría, en ocasiones excepcionales dan a luz dos crías. Las madres son atentas y muy protectoras de sus cervatillos, pues al nacer los protegen dentro de la vegetación para que no sean detectados por los depredadores

El estado de adulto se alcanza a los dos años, aunque los machos antes de llegar a reproducirse deberán pasar algunos años compitiendo con otros adultos más desarrollados que pueden defender mejor un harén.

Machos de Ciervo común (Cervus elaphus) en un intenso combate. FOTO CEDIDA POR: Santiago Jaramillo

¿Sabías que el tamaño y la simetría de las astas resulta atractivo para las hembras? Resulta que las astas más grandes y simétricas son reflejo de una buena nutrición, lo que se traduce a una salud óptima. Tal característica indica que el macho es un excelente candidato, y por lo tanto, es menos probable que una cierva lo rechace.

 

CURIOSIDADES

En torno al ciervo común existen muchas curiosidades las cuales vamos a comentar a continuación, y seguro que algunas de ellas te sorprenderán.

  • El ciervo transmite ternura y amabilidad desde que Disney protagonizó la película de “Bamby”. ¿Quién no recuerda a Bamby cada vez que ve un ciervo en los campos? Decir que el ciervo común no pertenece a la misma especie que Bamby, pero por semejanza pensamos en ello.
  • También se le utiliza como referencia a las infidelidades, destacando los cuernos del mismo, ya que cuando se le es infiel a la pareja, al engañado se le suele llamar “cornudo”.
Diosa Artemisa representada junto a un ciervo
  • En la mitología clásica el ciervo se consideraba sagrado. La diosa griega Artemisa y la romana Diana, se les consideraba deidades de la caza y se les consagraba el ciervo. Muchas estatuas dedicadas a estas diosas aparecen junto a ciervos.
  • Los ciervos ven peor que los humanos, pero en la oscuridad ven mejor que nosotros. Así mismo poseen un campo de visión más amplio, esto es debido, al igual que en otros herbívoros, a que sus ojos estás situados a los lados de la cabeza, gracias a esta característica los ciervos gozan de un campo de visión de 300 grados. Este gran ángulo de visualización permite controlar el horizonte en busca de predadores, entre los que se pueden incluir a los cazadores.
  • Poseen un olfato 1000 veces mejor que los humanos y oyen igual que nosotros.
  • Durante la época del celo o la berrea, los machos se vuelven muy agresivos y egoístas, tanto que solamente piensan en copular, incluso se olvidan de comer, provocando esto un descenso en su peso de hasta un 30-40%.

COMARCA DE TENTUDÍA

El maravilloso entorno natural de la Comarca de Tentudía es un lugar idóneo para la vida del ciervo común, el cual se puede observar pastando entre las dehesas o corriendo velozmente de un lado a otro cuando se siente amenazado por la presencia humana. Algunas veces no se observan directamente, pero sí indirectamente a través de los rastros que dejan tras de sí, como el pelaje que dejan en las alambradas que han saltado, o en los troncones de algunos árboles donde se han refregado, e incluso también por sus huellas en el suelo.

Ciervo común (Cervus elaphus) durante la berrea FOTO CEDIDA POR: Santiago Jaramillo

En nuestra comarca disponemos de unos lugares privilegiados para poder disfrutar de la berrea de los ciervos machos. Podemos maravillarnos con los sonidos que proclaman en los atardeceres otoñales en la Sierra de Tentudía en el término municipal de Calera de León, pero también podemos disfrutarlos en la Sierra de la Buitrera en Cabeza la Vaca, en el Castillo del Cuerno perteneciente a Fuentes de León, en la Sierra de Gigonza referente a Segura de León, en Bienvenida en contra de lo pensado, por su llanura, la podemos disfrutar en la sierra de la Capitana. También en la Sierra de Aguafría, perteneciente a Monesterio.

Ciervo común (Cervus elaphus) al atardecer en Tentudía. FOTO CEDIDA POR: Santiago Jaramillo

Como podéis deducir, existen varios enclaves fantásticos para disfrutar de la berrea o para fotografiar estos espectaculares animales en la Comarca de Tentudía, así que no lo pienses más y adéntrate en uno de los maravillosos espectáculos que nos ofrece la naturaleza en nuestra comarca, LA BERREA DEL CIERVO.

 

 

Macho de Ciervo común (Cervus elaphus) durante la berrea. FOTO CEDIDA POR: Santiago Jaramillo

No hay texto alternativo automático disponible.No hay texto alternativo automático disponible.